escoger-la-fruta
¿Por qué debemos escoger bien la fruta que consumimos?

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
La fruta de temporada conserva mejor sus propiedades

Hoy en día en el supermercado puedes encontrar cualquier fruta independientemente de la época del año que sea. Sin embargo, te recomendamos escoger bien la fruta que consumes porque depende de esta elección el obtener todos sus beneficios al completo, así como el mejor sabor de la pieza. Y para escoger bien la fruta tendrás que tener en cuenta si es de temporada o no, además de otros aspectos.

Beneficios de escoger bien la fruta

Si empiezas a consumir frutas y verduras de temporada, estarás respetando los ciclos de la naturaleza y estarás consumiendo productos mucho más ecológicos. Cuando se cultivan alimentos contra natura y se fuerza su crecimiento, se utilizan mucho más elementos químicos que cuando crecen de forma natural. Uno de estos elementos son los fertilizantes, que aunque no sean tóxicos si se lava la pieza de fruta correctamente, sí podrían alterar su sabor. Así que consumiendo fruta y verdura de temporada te asegurarás también de disfrutar plenamente de su sabor, aroma y textura, sin alteraciones químicas.

Pero además de esto, se ha podido comprobar que la fruta de temporada conserva y mantiene mucho mejor todas sus propiedades nutricionales. Con esto queremos decir que si escoges bien la fruta y consumes aquella que es de temporada, te estarás asegurando de aportarle a tu cuerpo todos sus nutrientes. Sin embargo, si consumes fruta que no es de temporada, puede que lo que le estés aportando a tu cuerpo no sea suficiente.

Escoger correctamente la fruta

Como un más a más, tenemos que añadir que, normalmente, la fruta de temporada es mucho más barata que la que no lo es. Como se ha seguido un proceso de cultivo natural, el coste de producción es más barato y eso se ve reflejado en el precio.

¿Cómo escoger bien las piezas de fruta?

Normalmente en las fruterías y verdulerías indican el origen de los productos. Te recomendamos escoger los que sean de kilómetro 0 o nacionales ya que, a diferencia del resto, no han tenido que soportar un largo viaje hasta llegar a la tienda. Tanto las frutas como las verduras que provienen de otros países han sido expuestas a un largo viaje en el que han perdido muchas de sus principales cualidades.

También te recomendamos tocar las piezas de fruta para poder conocer su estado de maduración. Si lo que buscas es sabor, la fruta madura es mucho más dulce y apetitosa por su alto contenido en fructosa. Sin embargo, la verde o poco madura es una fuente rica en clorofila y otros nutrientes que, durante el proceso de maduración, se van perdiendo. Así que nuestra recomendación es que busques un término medio y obtengas sabor y nutrientes al mismo tiempo.

Para saber el grado de maduración de una pieza de fruta hay que tener en cuenta, principalmente, el color y la textura. En el caso de los plátanos, por ejemplo, que es una de las frutas más comunes en los supermercados y que puede encontrarse en cualquier época del año, tienen que ser amarillos y tener como una especie de pecas marrones para que estén en su punto. Cuando en vez de puntos son manchas más grandes o alargadas, es que el proceso de maduración se ha producido en cámaras frigoríficas. Si tienen un tono verdoso, es que están verdes y su sabor no será todavía muy bueno. O el aguacate, otro ejemplo, que al presionarlo suavemente con los dedos y sin clavar la uña, tiene que ceder un poco la piel, si no cede es que aún no está maduro.

Cada fruta es un mundo y cada una muestra su madurez de una determinada manera. Nuestro consejo es que para escoger bien la fruta te informes previamente de las características de cada una y compres una que no esté ni verde ni muy madura, y si puede ser de temporada y kilómetro cero o nacional, mucho mejor.