formas originales de cortar el mango
3 formas originales de cortar el mango para una presentación perfecta

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

Los mangos son increíblemente deliciosos, dulces, tiernos y un poco exóticos. Con solo probar un trocito de esta fruta de color naranja brillante, te sentirás transportado al trópico al instante. El único problema es cómo abordar el corte de esta fruta sin desgraciarla y aprovechando al máximo su pulpa. En este artículo te explicamos tres formas originales de cortar el mango para que puedas conseguirlo.

Formas originales de cortar el mango sin apenas dificultad

Mango en láminas

Igual que no se puede correr antes de saber andar, no podemos adentrarnos en el apasionante mundo de la talla de mangos sin saber hacer los cortes básicos primero. Por ello, vamos a empezar por aprender a cortar el mango en láminas.

lámina de mango

Para ello, sostén el mango en posición vertical y córtalo por el lado del mango donde creas que no vas a golpear el hueso. Si lo haces, no te preocupes: sólo intenta un poco más abajo en el lado de la fruta hasta que puedas cortar todo el camino. Haz lo mismo en el otro lado, y luego corta la fruta de la cáscara con un cuchillo.

A continuación, coloca los trozos del mango bocabajo sobre la tabla de cortar, de tal forma que la parte plana quede hacia abajo. Realiza varios cortes longitudinales dejando unos dos centímetros entre cada uno de ellos, y así obtendrás las láminas o rodajas de mango. Colócalas sobre un plato ¡y a comer!

El método del erizo

Esta es, sin duda, la más conocida entre las formas originales de cortar el mango: quien más, quien menos, todos hemos visto alguna foto por Instagram o Facebook de un bonito y jugoso mango cortado por la mitad con los cubos hacia fuera. Y a decir verdad, este corte facilita mucho la ingesta, además de quedar súper elegante y original. Para comerlo como lo hacen en el trópico, echa un buen chorro de limón y espolvorea unos copos de chile sobre el mango ya cortado. ¡Te encantará la mezcla del sabor dulce y picante!

erizo, una de las formas originales de cortar el mango

Ahora sí, vamos al corte como tal: primero lava la fruta en agua fría, usando tus manos para frotarla mientras la enjuagas. A continuación, coloca el mango en posición vertical sobre una tabla de cortar, sosteniéndolo con una mano mientras agarras el cuchillo con la otra.

Sin dejar de sujetarlo firmemente, corta el lado más grueso del mango hacia abajo, de arriba a abajo, tan cerca del hueso como puedas, y luego repite en el otro lado. Esto te dejará con dos mitades de más o menos el mismo tamaño, y un hueso todavía rodeado de carne,

Coloca una de las mitades sobre tu palma de la mano, con la pulpa mirando hacia arriba, y haz cortes en cruz y profundos, pero sin llegar a atravesar la piel. Una vez hecho esto, presiona por la parte trasera del mango para ponerlo del revés, haciéndolo parecer un original erizo.

Flor de mango

Siempre habíamos creído que tallar mangos en formas divertidas era un don con el que solo contaban los vendedores ambulantes de las playas de Latinoamérica, pero ya no es así: gracias a este vídeo, podemos conocer el secreto para cortar un mango con la forma de una preciosa flor, en este caso una rosa, con la única ayuda de un cuchillo y nuestra destreza.

Para ello, basta con pelar el mango por completo y cortar una lámina delgada en su base más ancha para poder apoyarlo sobre la misma; a continuación, con el mango puesto en vertical, hay que ir girándolo mientras vamos haciendo incisiones en diagonal para ir dando forma a los pétalos; y, finalmente, cuando los cortes ya están hechos, nos ayudamos con los restos de la primera lámina delgada que cortamos para crear un espacio entre los “pétalos” y la base del mango. Bonito, ¿verdad? ¡Anímate a probar nuestras formas originales de cortar el mango y sorprende a tus invitados!