Pineapple fruit isolated on white background
¿Cómo saber si una piña está lista para comer?

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Seis trucos para comer la piña en su momento perfecto

Las frutas tropicales son un pilar importante en nuestra alimentación por su cantidad de nutrientes y propiedades saludables. Tienen un alto contenido en fibra y agua, pocos azúcares y pocas grasas, excepto el aguacate. Son ricas en potasio, ácido fólico y vitaminas como la A o la C.

En estos meses calurosos nos empieza a apetecer la fruta tropical. Pero para que una fruta esté realmente buena debemos saber cuándo tenemos que comerla.

Hoy vamos a hablar de la piña, esa fruta que nos ayuda a refrescarnos en los calurosos días de verano de una manera saludable. ¿Y cómo saber que la piña está lista para comer? Aunque nuestra piña Dorium está recogida en el punto de maduración perfecto para que a la hora de comprarla puedas disfrutarla en el momento, os vamos a dar seis tips para que tengáis en cuenta a la hora de comerla.

Peso

Una piña que está en su punto perfecto para comer es consistente y pesada para su tamaño. Cuando esta fruta está fresca tiene mucha agua. Si no pesa significa que ha perdido agua y no es el mejor momento para comerla.

Parte inferior

Observar la parte inferior de la piña puede aportar pistas sobre su grado de madurez. Si sale líquido por ahí, significa que la piña está pasada.

Color

Como en otros alimentos, el color nos da información sobre el nivel de maduración de la fruta. La piña debe tener un tono amarillento o dorado uniforme, sin manchas oscuras o golpes. Si las manchas son de color verdoso significa que la piña no está suficientemente madura para comerla. Por el contrario, cuanto más amarilla sea, más madura estará.

Olor

Las piñas que están más maduras desprenden un aroma dulce en su base, solo debes acercarla a tu nariz para comprobarlo. Si al hacer esto no notas ningún olor, es una señal de que no está madura. Por otro lado, si huele demasiado fermentada, está pasada.

Tacto

También hay que fijarse en la dureza de la corteza, es uno de los factores más relevantes. Debe tener un tacto firme, pero ceder un poco si se presiona con los dedos. La piña no estará madura cuando notemos que ofrece resistencia a la presión.

Hojas

Por último, las hojas también pueden ayudar a determinar si la piña está en su punto. Si intentamos arrancar una de las hojas centrales de la parte superior de la fruta y esta sale con facilidad, significa que está madura. En caso contrario, si no se pueden extraer fácilmente debemos esperar un poco.

Si has comprado una piña que todavía no está madura, te dejamos algún truco para conseguirlo.

Lo que debes hacer es colocar la piña boca abajo, apoyada sobre sus hojas ayudándote de algún objeto para que no se caiga y dejarla así durante dos o tres días.

Cuando empiece a desprender un olor dulce podemos ver si va madurando.

Al comprobar todos estos factores para que esté en el punto justo ya solo nos queda lo más importante ¡a comer y disfrutar de su sabor y frescura!